14 de agosto de 2008

Sin razón

Y si. A veces pasa. Te encanta el que no te da bola, el que no te tiene que gustar, el que no busca nada serio. Hay miles de millones de hombres sobre la faz de la tierra y te venís a enamorar justo de ese? Y si. Es un problema. Por qué digo esto? Porque somos perseverantes, porque somos testarudas, cabeza duras y sobre todo muy tontas a la hora de engancharnos.
Habráse visto, mujeres adultas, independientes y racionales, mirando cada 5 segundos el MSN esperando que aparezca conectado; chequeando cada 3 minutos si nos llegó un SMS nuevo de él; armando en nuestra cabeza miles y miles de diálogos que por supuesto jamás tendremos; justificando lo injustificable; conformándonos con muy poco; esperando solo un hola; deseando que por una vez, solo una, nos ponga por encima de sus múltiples actividades; cambiando nuestra rutina para pasar por la esquina de su laburo con cara de nada, cuando termina la jornada laboral, a ver si nuestros caminos se cruzan; tratando de sacarle información al amigo en común, intentando ser lo suficientemente sutil como para que no se note y lo suficientemente incisiva como para saber qué hace, con quién, dónde y cuándo; llamando a cada número desconocido que llamó a tu celu, por las dudas de que él haya cambiado su número y por eso hace 3 meses que no te responde; mirando diez mil veces esa foto que te sacaron de casualidad con él, solo para emitir suspiros cada vez más largos; buscando adaptarte a él como sea, aprendiendo el fixture del apertura si es fan del fútbol, yendo al monumento de los españoles a apoyar a De Angelis si él es campechano y/o agrónomo, siguiendo por ESPN el campeonato de la URBA si él es rugbier, llenando tu compu de rock nacional si él tiene una banda con los amigos, asistiendo a cada evento que te llega por mail si él labura de RRPP, vistiéndote medio hippie si a él le encanta ir a tomar mate los domingos a plaza francia o arreglándote como una loba si su onda es más fashion, planeando como sería tu vida si hace falta mudarte a vivir al otro lado del mundo y dejando todo acá, si él vive a miles de kilómetros de distancia y una relación a distancia no te la bancarías mucho tiempo.
Y si. A veces pasa. El corazón tiene razones que la razón no entiende.

7 comentarios:

Cookie dijo...

Mery, soy tu más devota admiradora.
Me acabás de describir a pie juntillas y te robé el post casi entero para mi blog.
Con los debidos créditos, desde luego!!!

Vir dijo...

WOW....Sin palabras!!!
Me siento TOTALMENTE identificada con este post....así q a pesar de todo me queda el consuelo de que no soy la unica...
Fuerza chicas, ya va a llegar uno como la gente...
Besos y buen finde largo!!!! =)

Ramita dijo...

sabes? ahora me siento un poco acompañada con esa descripcion, yo la completé diciendole que no me pasaba nada... simple temor al rechazo vió?


Besos!!..

Anoia dijo...

"tratando de sacarle información al amigo en común" Esto es TAN pero TAN real, que me asusta. Es bueno no estar sola en esta cruzada.

Un beso.

Claudia dijo...

Mary, excelente blog!
La mayor�a nos descubrimos en tus palabras, y no s� por qu� nos sorprendemos, o tal vez nos avergonzamos.
Ahora que somos masa nos sentimos m�s comprendidas y menos solas...
PD: No hay

Sofi dijo...

Uffffffffffff que bueno saber que no soy la unica que de golpe cambia 200% su rutina. Jaja, a veces me pregunto si sera tonto o en verdad sospechara que justo justo justo tenia q estar en ese lugar a esa hora (o q tal vez estuve toda la semana en ese lugar a esa hora y por fin el se digno a pasar un dia!)
El msn es enfermo, los sms son enfermos, todo avance tecnologico es para que seamos cada vez mas enfermas y dependientes. Maldita tecnologia. Volvamos a la edad media, q nos arreglen el matrimonio y chau jajaja.
Beso!

Anónimo dijo...

A las mujeres les gustan los hijos de puta, a los que no pueden dominar. Calculo que sera algo que viene codificado en su genoma.
Aquellos, que son buenos, cumplidores y atentos, terminan siendo dejados por aquel que tanto las hizo sufrir.

Hijas del rigor?