30 de agosto de 2010

Artista se busca

Es el miedo al éxito lo que nos paraliza. Esa fue la conclusión.
Esperando que la inspiración nos sorprenda y podamos hacer una obra maestra, nos quedamos sin hacer nada.
Miramos la hoja en blanco y descartamos cada una de las ideas, porque nada es suficientemente bueno.
¿Que pasaría entonces si decidimos simplemente practicar? ¿Y si pensamos que cada nuevo trazo, cada nueva palabra podría ser simplemente lo que es, un trazo, una palabra? Así, sin más pretensiones y sin darnos cuenta estaremos pintando, estaremos escribiendo, tal vez no como lo harían los grandes maestros, pero al menos lo haremos siendo nosotros mismos.

5 comentarios:

Petardo Contreras dijo...

Excelente, y con el sello de lo propio!

Etienne dijo...

Yo sé que lo que escribo no es una obra maestra, pero si sé que es mía...

Me la paso practicando, algo es bueno y el resto es del montón, pero como es mío, me cuesta descartar.
Por suerte existen los editores, no?
Besos!!

Anónimo dijo...

Buen extracto de una larga charlita.
Besotes y a ver si lo ponemos en marcha...!
F.

Tuky dijo...

Me gustó mucho tu post.
Brindo por esa idea de hacer siendo nosotros mismos

saludos

H.A.R.R. dijo...

Buen Mensaje, Saludos (: