15 de julio de 2009

Ejercitando el ejercicio

Hoy arranque pilates, por primera vez en mi vida.
Odio los gimnasios pero bue, los 30 no vienen solos y hay que evitar venirse abajo. Siempre fui de las que podían comer de todo y no engordar. No sabía lo que era una dieta, pero a partir de la tercera década todo cambió, dicen que es el metabolismo el que cambia, aunque yo creo que es una maldición que me echó algún alma malvada que no me quiere.
Madrugué, me calcé unas babuchas, porque ni siquiera tengo joggineta, las zapatillas y me encontré con una de mis amigas a la hora señalada en el centro de pilates cercano a nuestro domicilio.
Una vez que entramos al recinto aclaré: soy nueva en esto, es la primera vez en mi vida que lo hago, pensando que de este modo la profesora tendría un poco de piedad.
Debo decir que al terminar la clase no solo me dolía todo, sino que además tenía la cabeza llena de palabras.
Durante los 50 minutos que permanecí sobre la camilla, esa que se mueve y tiene mil resortes, me la pasé tratando de cumplir con lo que dictaba la teacher, descifrando sus palabras. Ponemos los metatarsos sobre la barra y estiramos, subimos la pierna derecha a 90 grados, la izquierda a 45 grados la llevamos al pecho y flexiono. Los pies en primera, la pelvis para adentro, los glúteos apretados, no hagan fuerza con el cuello! Hacemos diez rayitas, cinco para arriba, cinco para abajo. Yo como no entendía nada las indicaciones porque todavía estaba tratando de saber cuales eran los metatarsos me copiaba de la chica de al lado.
Vamos Mery estirá la pierna!!!... Es que no me daaaaaaaa, quería gritarle.
Realmente tengo un estiramiento nulo. Con solo levantar 5 centímetros la gamba ya me estaba doliendo. Ni hablar cuando había que tirar del elástico, sin hacer fuerza pero conteniendo y expirando, sin inhalar, mientras la profesora contaba hasta ocho.
Los abdominales merecen un párrafo aparte. Los odio. Siempre los odié. Cuando jugaba al hockey con algunas amigas hacíamos lo posible por saltearnos la preparación física con tal de evitar la tortura de hacer fuerza para levantar la espaldita del suelo. En esta oportunidad fue peor que lo que recordaba. 10 años de evitar este ejercicio se hicieron sentir.
Lo que es horrible en estas clases, cuando uno recién arranca y se siente una inútil, es mirar alrededor y ver que las otras minitas no solo levantan la pierna y llegan a ponerla en 90 grados totalmente derechas, sino que pareciera que no les cuesta nada. A mi me temblaba todo por el esfuerzo de intentar mantener la pierna derecha, ni hablar cuando había que hacer fuerza. Imposible.
Al finalizar me quedé contenta, dolorida pero contenta. Con mi amiga habíamos arrancado, tal como nos habíamos propuesto. Además me di cuenta de que aunque me aburre y me duele es necesario que haga algo. El flotador que no desaparece de mi cadera y los kilitos de más que acumulé hace unos meses me lo recuerdan cada vez que me paro frente al espejo.

6 comentarios:

fians4k dijo...

Pero por favor, hablás de los 30 y el flotador como si fueran cosas negativas. Empezando que el flotador es adorable, y los 30 hoy por hoy son los nuevos 22.

Igual felicitaciones por empezar a hacer Pilates, a mi también me gusta mucho la filosofía y la matemática, pero nunca me quedó doliendo el cuerpo. ¿Segura que no estas yendo a hacer algún tipo de gimnasia?

Ivi * dijo...

Si te sirve de consuelo, te cuento mi experiencia: yo empece pilates en piso a los 18, 19 mas o menos [hoy tengo 22] sin haber hecho NADA de actividad fisica los anios anteriores [pero NADA en serio...]. Y ahora, mucho trabajo de por medio, estoy muchisimo mejor que antes. Pensa que tenia menos elongacion que Pinocho y ahora no solo me toco los pies con las manos toda estirada, sino que los paso =P asi que fuerza!!! Seguila y el mes que viene me contas si te sentis mejor o no...

Saludos!

Opinadorto dijo...

Bien Mery por ese retoque de timón.
El ejercicio, además de hacer bien al físico, te pone de buen humor, por las endorfinas (eso dicen, porque a mi, hasta ahora, nada de nada)

Mery Swanson dijo...

Frans: me encanto esto de que los 30 son los nuevos 22

Ivi: sos mi idola!!! Jamas pude tocarme los pies... si llego te aviso!!!

Opina; creo que sigo tu camino... las endorfinas se olvidaron de aparecer, pero bue... le vamos a dar algo de tiempo a ver que pasa.

Robi dijo...

ajajjaja no te exijas taaanto si acabas de empezar.. con el tpo vas a ver q vas a poder estirar toooda la pierna y hasta quizas mas q la de la chica de al lado ajaja. Para divertirte mas, entonces te aconsejo q hagas Tae-Bo.. consejito nomas! Yo hice pilates y me gusto, pero me divierte algo mas movido!
Desp. conta como siguen tus clases!
Besossss

Maiti dijo...

Pilas Mery Swanson!!! You can do it! Yo cuando empece spinning y despues tae bo, cuando elongaba no llegaba a tocarme los pies con las manos,y ahora sii. Yey!!!!
Ahora q vivo lejos y no tengo gimnasio cerca estoy desesperada!!! Salgo a patinar uno q otro dia!