15 de diciembre de 2009

La certeza, las raíces

Día normal de laburo, hasta que algo ocurre. Después de un contacto con un cliente, una de las chicas de mi equipo se va rápido para el baño. Llorando.
La sigo. Le pregunto: Estás bien? La llevo a una oficina para charlar más tranquilas.
Le pregunto qué pasa, le digo que la conozco, que ella no tiene problemas para contener socios complicados, que evidentemente algo le anda pasando, que debe estar sensible por otra cosa.
Que pasa? Puedo ayudarte en algo?
Ella no había dejado de lagrimear durante todo mi monólogo. Al llegar a esta punto realmente rompió en llanto. Se desarmó. Sin dejar de llorar, desconsolada, me contó que venían las fiestas, que eso la tenía mal, que estaba pasando por un montón de cosas y que para colmo la única persona en su familia que la escuchaba ya no estaba.
A ella la conocí hace un año y medio. Era un pollito mojado cuando entró a la empresa. En la presentación del grupo, unos 10 o 15 chicos nuevos, ella contó su historia. Su papá había fallecido hacía unos meses y ella había tenido que salir a buscar laburo. Su madre no había podido hacerse cargo, ni siquiera había terminado la primaria y se le estaba complicando conseguir trabajo. Ella no tenía hermanos y se tenía que hacer encargar de su madre y su casa. Solo tenía 21 años.
Ahora, mientras me contaba que la única persona que la escuchaba en su familia ya no estaba, yo luchaba para no ponerme a llorar con ella. Hasta que me dijo, en medio de un sollozo: Estoy tan sola. Lo único que pude hacer fue abrazarla, y eso que no soy una persona abrazadora.
No estás sola, le dije. Estamos con vos.
Y nos quedamos así abrazadas. Juntas. Ella llorando, en mi hombro. Yo pensando en los míos.
Siempre lo supe, pero hoy lo entendí con una certeza que no había tenido antes.
Nunca voy a estar sola. Nunca, nunca.
Mientras escribo esto los veo. Ahí están todos. En las fotos de mi cuarto.
Miro a mi familia, que sigue creciendo, todos juntos, en el casamiento de mi hermana y se me vienen a la mente muchas tardes en lo de mis viejos; un abrazo en momentos difíciles; un beso de feliz navidad; un mensaje de texto de mi hermana, cuando falleció mi abuelo, ofreciéndome ir para su casa, así no me quedaba sola en la mía; varios alrededor de mi cama, cuando me desperté después de una cirugía; me vienen a la cabeza los chistes, las risas, las peleas, los gritos, las charlas, las anécdotas, los discursos y el apoyo, aunque muchas veces no entendieran mis proyectos o el estilo de vida que elegía. El apoyo de mi familia. Siempre. La compañía. Siempre.
En el marco de al lado hay otra foto: Mis amigas.
Pienso en ellas. Nos conocemos de toda la vida. Y también pienso en las otras, en las más nuevas. Esas que hace unos años comparten conmigo el camino. Mis amigas que me obligan a dejar el estudio un rato para verlas; que disfrutan conmigo cada cumpleaños, cada logro en mi trabajo; con quienes comparto la alegría de los objetivos cumplidos, que me alientan a seguir adelante y que muchas veces simplemente me escuchan, porque les hablo de mis miedos, de mis desilusiones, de mis fracasos y también les hablo de mi última salida o de mi último saliente, de lo que hice durante el día o de lo que planeo para mi futuro; con quienes critico a otros, opino sobre todo y charlo sobre nada.
Es cierto ahora estoy soltera, pero nunca en la vida estaré sola.
Me siento una agradecida de la vida porque llena mi camino de excelente compañía.
Tengo amigos, tengo familia, tengo todo lo que necesito para ser feliz.

3 comentarios:

Robi dijo...

Excelente lo q escribistes Mery! A veces uno se queja... pero la verdad es q NO estamos solas!!! Tanta gte alrededor acompanandonos y eso es algo q hay q saber valorar y apreciar xq vale oro!
Besossss

Pat dijo...

Divino esto...una sabe estas cosas pero tiene sus momentos de sentirse asi...me cae muy bien hoy, estoy soltera pero no estoy, no he estado ni nunca estare sola...

feliz navidad

Anónimo dijo...

hola,soy una lectora silenciosa,me encantó este post,sos supervisora de algun call center?toman gente'?si es asi y me podes pasar algun mail donde mandar el cv,te lo agradeceria,mi mail es soltop@gmail.com gracias