19 de octubre de 2008

Feliz día mamá!

Por estar ahí cada vez que la necesité.
Por apoyar cada una de mis locuras y decisiones.
Por mantener esa fe incondicional en que merezco lo mejor a mi lado.
Por enseñarme a desempeñarme en mi nuevo rol laboral con sus miles de charlas y consejos y especialmente con su ejemplo.
Por plantar en mi el amor a la lectura, de tanto verla con una novelita en las manos.
Por mostrarme lo importante que es la familia y que estemos para cuando los otros nos necesitan.
Por hacerme pensar que puedo ser y hacer lo que quiera en la vida.
Por ayudarme a ver siempre lo positivo en cada situación, en cada corte de pelo horrible que me hice, en cada cambio de trabajo y de vida, en cada desilusión amorosa, en cada crisis.
Por construir con papá un matrimonio para toda la vida, que no es perfecto y que en estos 34 años ha tenido sus cosas, pero que me hace pensar en que quiero eso para mi y que puedo conseguirlo.
Por confiar en mí y en mis capacidades, enseñándome a sentirme segura en las épocas de cambios.
Por ser una madre presente, a pesar de haber trabajado toda la vida, intentando que nada nos falte y dándonos todo lo importante.
Por hacerse cargo de todo lo que implica el hecho de habernos parido a mi y a mis 4 hermanos, puedo decirle a mamá: FELIZ DIA!!!

2 comentarios:

Flori dijo...

Y si se lo hacés leer, tené carilinas al lado.

Precioso...

Lina Masaki dijo...

¡Una ternura!