24 de marzo de 2009

Ganas

Todo es cuestión de ganas. Hay veces que remamos a lo loco, le ponemos garra, vamos contra la corriente y no nos importa. Hay otras, como ahora, en las que nos cansamos y preferimos dejar que todo fluya, nos dejamos arrastrar esperando encontrarnos con alguien y que la corriente nos lleve a los dos a la misma orilla.

9 comentarios:

Greta * dijo...

el problemón es cuando estás 50 y 50 adentro de tu cabeza... "la sigo remando un poco más o largo todo y que sea lo que tenga que ser?"

encantador tu blog mery, como siempre :)

Ivi * dijo...

yo estuve en esa encrucijada que relata Greta 4 meses... pero ya me cansé y ahora me decidí por dejar que la corriente me lleve y seguir el viaje que tendría que haber continuado jhace tiempo...

saludos!

Carlos dijo...

Creo que el amor se lleva mejor con la quimica que con la fisica..

Anoia dijo...

Hay que remar, remar y remar. Al final, vale la pena... Siempre.

Besos.

Robi dijo...

Me parece q hay q dejar q todo fluya, no siempre remando se llega a la orilla. Podes remar y remar, pero si no hay quimica es al pepe...

~ Olivia ~ dijo...

¡necesito una dosis XL de ganas para empezar a estudiar y rendir la materia libre en junio/julio!!!


Creo qe no tiene mucho que ver con el sentido del post, pero fue loq ue se me vinoa la mente a leer las primeras líneas.


Beso Mery

Claudia dijo...

no estoy muy de acuerdo con esa actitud, creeme me ha llevado a mas abismos que orillas jajajaja tené cuidado, dejá que todo fluya pero no esperes encontrar a nadie. tal vez es el momento para encontrarse con uno mismo, no ir ni en contra ni a favor de la corriente, sino hacia adentro... qué se yo..digo no má

Legion dijo...

Encontrar algo, si se flota a la deriva, es inconveniente porque todo lo que encuentres estará en tu misma situación. Remá hacia una orilla a la vez que te lleva la corriente, aunque no sea en el punto deseado, vas a pisar tierra muy cerca.

Tal vez estés flotando en aguas bajas, y si salís del bote puedas salir caminando, pensá que seguramente tenés muchas herramientas que no estás viendo.

Suerte!

Fede dijo...

Después de mucho remar contra la corriente, creo que hoy prefiero dejarme arrastrar y esperar que la corriente nos lleve a la misma orilla. Pero claro, ese soy yo. Besos.