1 de mayo de 2009

Hay códigos

Hay cosas que solo decimos con una mirada, pero hay otras que se dicen con un par de palabras y no necesitan más:
Si planificamos que este asado se convierta en otro Sucre 2020, todas entenderán de qué hablo.
Si digo que ese pibe no da porque es un conejo, todas captarán a qué me refiero.
Si planificamos que habrá libre competencia, todas festejaremos con la que gane.
Si ante cualquier programa digo: "Vamos viendo", todas entenderán lo que me pasa.
Si les hago la seña de despejame el área, todas entenderán qué deben hacer.
Si alguna dice con unas copas de más: "Te quiero amiga", todas sonreirán porque quiere decir que está a punto caramelo.
Si una de las chicas hace la señal de rescatame, todas aparecerán con mil excusas para resolver elegantemente la situación.
Si yo digo: "la noche es larga", todas asumirán que solo las estoy cuidando.
Si una incluye en su relato las palabras luna, estrellas, beso y mariposas, todas entenderemos que otra vez se enamoró.
Si propongo hacer sacrificio personal, todas disfrutarán de los amigos.
Si una dice: "A) No te delates" o "yo me esfuerzo por este grupo" o "pasen coordenadas y ahí estaremos", todas sabremos con qué frases tenemos que continuar el ping pong que se inició.
Si alguna llena el silencio diciendo "y que maaaaaas?", todas tendrán la certeza de que nunca nos quedaremos sin tema de conversación.

Cada vez que nos preguntan: y ustedes de donde se conocen? Siempre contestamos que nos conocemos de la vida, porque es un lío explicar el rejunte de contactos: Ella fue al colegio con ella, que a su vez conoció a ella por otra amiga que fue al colegio hasta tercer año con nosotras que nos conocemos desde los 6 años y esa que ves ahí fue a la facultad con ella y esta otra trabajaba conmigo, pero ahora trabaja con el hermano de ella.
Nunca imaginé que a los 27 años me iba a cruzar con estas mujeres que muy pronto, gracias a salidas, asados, pre boliches, tardes de té, viajes compartidos y muchas, muchas horas de charla, se iban a convertir en grandes amigas.
Nuestro grupo es generoso y abierto. Siempre está dispuesto a compartir esos códigos tan nuestros, para incluir nuevas integrantes con las que seguir transitando la vida y creando nuevos códigos. Para ser incluida, solo hay que estar dispuesta a reir y disfrutar.

5 comentarios:

Andre dijo...

Los codigos de la amistad son infinitos, pero siempre que se mantengan dentro del entendimiento del grupo, es genial!
Saludos!

Anoia dijo...

Muy lindo el post. Como dice Andre, esos códigos son infinitos... y forma parte del grupo quién los entiende y actua en consecuencia.

Besos!

Pablo dijo...

Siempre hay que ir predispuesto a pasarla bien, aunque la reunión sea un embole total.

Freedom dijo...

Me gusto, me adhiero, te seguire leyendo

freedom

yo dijo...

que lindo post! Eso es para los que dicen que las mujeres no valoran la amistad, que somos todas brujas competitivas etc.

Me sentí identificada con lo que escribiste porque mi grupo también es un rejunte de conocidas de la vida..y las quiero mucho

saludos!:)